Seleccionar página

Cerrajeros autorizados
Que un armario esté cerrado y tú no tengas la llave ha de ser muy frustrante. En el armario es donde guardamos cosas, como ropa o utensilios de primera necesidad, algunas veces también escondemos cosas de valor y por eso recurrimos a usar la llave para mantener la confianza de que alguien nos robe algo.
De tantos movimientos y oficios se nos pueden llegar a perder las llaves, momento en que nos toca llamar a un cerrajero o resolver el problema nosotros mismos. La segunda opción nos conviene más, porque así nos ahorramos dinero, y es para lo que está hecho este artículo.
Abrir la puerta de un armario no es tan complicado, he aquí algunas técnicas que puedes aplicar en esos momentos de desesperación.
Gancho de cabello
Revisa que la cerradura sea simple, si es así este método resultará más fácil de aplicar.
Usando el gancho de cabello, inserta las dos puntas justo en el medio del ojo de la cerradura.
Luego debes batir el gancho en el sentido hacia el que abre la puerta, la mayoría de las veces es hacia el lado derecho.
Si no funciona, deberás batir el gancho de lado a lado hasta poder abrir.
El método también funciona con un gancho de ropa, aplicando exactamente el mismo procedimiento.
Clips de papel
Este método también te servirá para otros tipos de cerraduras, no solo las cerraduras simples.
Consigue dos clips de papel grandes.
Tendrás que desdoblarlos hasta que queden rectos.
Uno de los clips será la llave de presión, a este tendrás que doblarlo en forma de L. Al otro clip tendrás que dejarle los extremos rectos para hacer la función de gancho.
Implanta el primer clip y comienza a hacer presión, luego inserta el otro clip y muévelo hacia arriba.
El clip que insertamos de último es lo que provocará que las barras metálicas internas (mecanismo de seguridad) se muevan. A medida que el mecanismo de seguridad se mueva, la puerta se abrirá.
Destornillador
Este método solo te servirá para cerraduras simples.
Tienes que conseguir un destornillador fino, de manera que pueda encajar en la cerradura.
El truco implica insertar el destornillador hasta que des con las barras metálicas, a partir de allí solamente tendrás que comenzar a girar hasta que puedas abrir.
Taladro
Este método es para casos extremos, en los que por el tipo de cerradura sea muy complicado lograr la apertura por algún otro método.
Para el taladro consigue una broca gruesa acorde a la cerradura.
Sin tocar la madera, tendrás que taladrar hasta destruir todo el mecanismo interno, esto hará que la cerradura caiga y se abra la puerta.
Recomendaciones
A la hora de hacer estas técnicas tienes que tener mucho cuidado y estar al tanto de cuál es el problema con la cerradura.
Cuando ejerzas fuerza no lo hagas más de lo debido porque podrías dañar la cerradura y todo en vez de ser un ahorro representará más bien un gasto.

[Total:0    Promedio:0/5]
Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies